Qué hacer si tienes agujetas después de correr

Qué hacer si tienes agujetas después de correr

Seguro que ta has preguntado alguna vez después de una intensa sesión en el gimnasio o de running ¿Qué hacer si tienes agujetas después de correr?  

Para comenzar, es conveniente conocer el concepto al que nos referimos cuando hablamos de "agujetas así como su posible clasificación y tipos y cómo podemos prevenirlas y tratarlas una vez que han aparecido. Todas estas cuestiones serán tratadas en el siguiente artículo.

Cuando hablamos comúnmente de "agujetas", nos estamos refiriendo a las molestias o dolores provocados después de la realización de actividad física. Diferentes estudios que encontramos en la literatura lo denominan: Dolor postesfuerzo que puede aparecer de manera rápida o tardía, también conocido como DOMS ("Delayed Onset Muscular Soreness") (Wilmore y Costill, 2000).

Síntomas de las agujetas

Qué hacer si tienes agujetas después de correr

Existen diferentes síntomas que son indicativos de la producción de este tipo de dolor posterior al esfuerzo físico, aunque siempre debemos tener presente que existirán diferencias entre los individuos, ya que cada persona es diferente y pueden intervenir factores como el nivel entrenamiento, el tipo de entrenamiento, la frecuencia...

Relacionado con principios del entrenamiento como el de individualización, progresión, continuidad, especificidad, ya que llevando y siguiendo unas pautas correctas de trabajo podremos evitar este tipo de dolor y molestias que puede llegar a provocar.

Rigidez muscular, hinchazón el a zona afectada, disminución funcional tanto a nivel de fuerza como rango de movimiento, alteración en el reclutamiento de fibras. Todo ello aumentará la probabilidad de que se produzca una lesión de mayor gravedad. (Miñarro, 2002).

¿Tienes algo que ver la acumulación de ácido láctico?

Hace unos años, se pensaba que este tipo de dolencias estaba producido por la acumulación de ácido láctico, ya que se creía que este fenómeno desarrollaba la formación de pequeños cristales de lactato que provocaban microrroturas en las fibras musculares. 

Este mito se extendió durante varias décadas, pero en la actualidad el dolor post esfuerzo se relaciona principalmente con el alto número de contracciones excéntricas produciendo de este modo microrroturas a nivel muscular. (Connolly et al., 2003). 

Por lo tanto, será conveniente resaltar que este daño a nivel muscular y tendinoso que se produce, puede llevar consigo lesiones de carácter más graves si no realizamos y tomamos las medidas adecuadas tanto a nivel preventivo como el tratamiento posterior, ya que será un indicador de descenso del rendimiento.

¿Qué hacer si tienes agujetas después de correr?

Partiendo de la idea expuesta anteriormente en cuanto al origen del DOMS, como base principal el alto porcentaje de contracciones excéntricas, diferentes autores nos dan como posibles tratamientos, después de su aparición y durante el periodo de dolencia que puede estar entre 24 - 48 horas post ejercicio

Así encontramos crioterapia, ultrasonido, electroestimulación de la zona afectada, apicultura, que puede ser beneficioso para disminuir los efectos negativos citados. Aunque el tratamiento que la literatura científica nos recomienda va encaminado a la toma de medicamentos antiinflamatorios y analgésicos, del tipo: ibuprofeno, aspirinas (0,5g - 1g 2 o 3 veces/día) y paracetamol (0,5g 2 o 3 veces/día). (Dorbnic, 1989).

Otro aspecto a tener en cuenta, y que algunos estudios demuestran que puede ser beneficioso es la realización de ejercicio suave de la zona afectada (Cheung et al., 2003).

Prevenir es la mejor solución

Para finalizar, será conveniente añadir la importancia sobre todo a nivel preventivo de aspectos y principios del entrenamiento que incluíamos en la parte inicial del artículo. 

Así, realizando un correcto calentamiento y un seguimiento y asesoramiento por parte de profesionales capaces de cuantificar la carga de cada entrenamiento, y de este modo puedan ser aplicadas de manera individualizada a la situación de cada deportista, podremos mejorar nuestro rendimiento y evitar dolencias posteriores al ejercicio que impidan la práctica continuada de este así como el aumento de la probabilidad de lesiones de mayor gravedad. 

Por todo ello, debemos conocer las causas y el origen para no caer en antiguos mitos y creencias como la toma de agua con azúcar o agua con limón, de la que tanto se habló en el pasado.

BIBLIOGRAFÍA

  • Connolly, D. A., Sayers, S. E., & Mchugh, M. P. (2003). Treatment and prevention of delayed onset muscle soreness. The Journal of Strength & Conditioning Research, 17(1), 197-208.
  • Cheung, K., Hume, P. A., & Maxwell, L. (2003). Delayed onset muscle soreness. Sports Medicine, 33(2), 145-164.
  • Chulvi, Iván, et al. "Agujetas: Prevención y tratamiento." PubliCE Standard 13.01 (2006): 2006.
  • Drobnic Fernández, F. (1989). Las agujetas,¿ una entidad clínica con nombre inapropiado?(Mecanismos de aparición, evolución y tratamiento). Apunts Medicina de l" Esport (Castellano), 26(100), 125-134.
  • Miñarro, P. Á. L. (2002). Mitos y falsas creencias en la práctica deportiva. Inde.
  • Wilmore, J., & Costill, D. (1998). Fisiología del esfuerzo y del deporte. 4ª Edición Editorial Paidotribo.
Antonio Bores

Antonio Bores

Director técnico de Academy Win. Preparador Físico Profesional por Real Federación Española de Futbol. Master en Alto Rendimiento en Fuerza y Acondicionamiemto Fisico por la UCAM Universidad Católica San Antonio de Murcia. Master en Alto Rendimiento Deportivo por el Comité Olímpico Español. Licenciado en Ciencias de la actividad Fisica y el Deporte Disciplina académica Alto Rendimiento Deportivo. Coordinador y Profesor del Grado de Ciencias de la Actividad Fisica y el Deporte en Universidad Europea del Atlántico